EL PAULISTA TRANQUILO

Oswaldo Bratke - Residência María Luisa y Oscar Americano - 1952, Morumbi, São Paulo
Oswaldo Bratke: Residência María Luisa y Oscar Americano (1952, Morumbi, São Paulo). Fotografía de Nelson Kon.

Si Oswaldo Bratke (1907-1997) formó parte de la denominada escuela paulista, lo hizo bajo una actitud serena, incorporando el ideario de la arquitectura moderna a su producción sin aspavientos y con una tranquilidad razonable, quizá debido a su formación como ingeniero-arquitecto.

Fue autor de numerosísimos edificios de vivienda colectiva en las áreas amazónicas que se iban ocupando progresivamente y que fundamentaron nuevas soluciones, tipologías y técnicas constructivas para adaptar la modernidad al caso particular.

En cuanto tuvo oportunidad, y dentro del ámbito de la vivienda privada, se recreó proyectando cajas blancas y leves, de cerramientos indeterminados y de perímetros precisos; cajas virtuales, definidas únicamente por los vectores blancos de lós elementos estructurales; cajas horizontales: el artificio frente a la pendiente; el edén a largo plazo: inmersas en la frondosidad de la selva amazónica, que fue recreada -plantada- ex novo en esa parcela cuyas plantas ahora lo invaden todo; cajas ahuecadas por patios y transparencias; cajas que fueron auténticos paraísos habitados.

En la imagen, Neutra en Brasil: Residência María Luisa y Oscar Americano (1952, Morumbi, São Paulo). Hoy es el 109 aniversario de su nacimiento.

EL PAULISTA TRANQUILO